miércoles, 4 de diciembre de 2013

El Imperio Cartaginés

El Imperio Cartaginés, o Estado Púnico, suele ser recordado principalmente por su derrota frente a Roma en las “Guerras Púnicas”. Pero como dicen, la historia la escriben los que ganan. Y así el gran imperio que fue Cartago ha caído en el olvido.

Los cartagineses son llamados así por el predominio de la ciudad de Cartago, su “capital” si se quiere, o también son llamados púnicos, el nombre que les dieron los romanos, (punicus, del griego phonikes, fenicios) pues Cartago y el resto de las ciudades que formaban parte de este imperio antiguo eran ex colonias fenicias tras la decadencia de las metrópolis del Levante.


Si bien le llamamos imperio, el Estado que comenzó como monárquico fue cediendo hasta lograr una verdadera república, aún más representativa que la romana. Mientras que en Roma era el Senado el que tomaba las decisiones en Cartago se había conformado una Asamblea del Pueblo en la que cualquier ciudadano podía tomar la palabra. Y la adquisición de la ciudadanía no parece ser tan estricta como en el caso de las democracias griegas, ya que se conocen casos de ciudadanos cartagineses con nombres extranjeros a través de inscripciones descubiertas por la arqueología. De hecho la población era multiétnica y proveniente de diversas zonas del Mediterráneo, y los matrimonios mixtos eran habituales.



Como herederos fenicios que eran, los cartagineses se destacaron en comercio y navegación. Debe notarse la importancia que tuvieron las guerras púnicas para los romanos, pues habían derrotado a la mayor potencia naval del mediterráneo occidental. En cuanto al comercio es muy interesante el desarrollo que se dio, con el gobierno impulsando políticas públicas a la vez que los comerciantes actuaban en una especie de libre mercado, que recuerda a Europa de los siglos XV y XVI. Evidentemente estaban adelantados a su tiempo en cuanto al comercio y la exploración, pues realmente son reminiscentes de una época muy posterior en su actuar. Las iniciativas privadas, los viajes de comercio o de exploración, recuerdan mucho a los viajes a América y a las Indias Orientales de otra época en la historia

Los cartagineses con los comandantes Hannón e Himilcón han sido protagonistas de al menos dos expediciones atlánticas para descubrir nuevas costas, y tal vez fundar nuevas colonias, además de las que tenían en el Mediterráneo. Se sabe que Hannón llegó hasta las costas de Senegal, o tal vez incluso Guinea en el siglo V a.c. Y se cree también que han llegado hacia el norte hasta las islas británicas. Por tierra, cruzaron el gran desierto del Sahara para comerciar con Nubia, Sudán, Etiopía.

Sobre la religión de Cartago poco se sabe además de ser la sucesora casi idéntica de la fenicia. Se ha dicho que practicaban sacrificios humanos con niños, pero sobre este punto discuten los historiadores por falta de pruebas determinantes.

Concluímos diciendo que el cartaginés fue un Estado poderoso. Pero todo gran imperio debe caer. Tras varios conflictos armados con los griegos, y luego de expandirse y crecer por el Mediterráneo, se encontraron con otra potencia en crecimiento: Roma. Se generó una enorme rivalidad por el control de lo que luego de vencer los romanos terminarían por llamar el “mare nostrum”, nuestro mar, y Cartago se vio envuelto en una serie de guerras que culminaron en su destrucción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario