miércoles, 11 de diciembre de 2013

La no historia del mate

VEN con los espíritus antiguos del litoral y el noroeste argentino, Oh Mate! Ven danzando, por la tarde y la mañana, con bizcochos, con tostadas. Ven con galletitas, ven con bizcochuelos, Ven! ¿Cómo contar la historia de algo eterno? Oh! Infusión de infusiones! Bebida de bebidas! Tu eres la hierba de los dioses, yerba grandiosa, vienes del campo y de los montes. Oh amargo! Acompáñame hoy, y siempre! , para que contar tu historia pueda. Acelera mi mente y relaja mi cuerpo, que mis dedos fluyan como el agua de los termos! Hacia ti! A ti! Oh gloria a ti, gran infusión nativa!

Ya chiflaba la pava
y bebiéndote el indio veía venir
al español caucásico, conquistador cristiano.
La compañía de Jesús que se oye venir!
El mate está cargado con yerba,
la mejor.
Y el termo con agua,
el español.
Cae sobre la bombilla el chorro caliente,
pero ésta se queda firme,
así falla la prohibición de los jesuitas
de beberte!
Porque el agua se desliza
y cae siempre sobre la yerba.
Cae en el mate!
Al conquistador le gustaste!
Pasan los años y beben de ti
paisanos y estancieros.
A nadie te niegas
a todos te ofreces
Oh generoso! Oh infaltable!
Sin distinción alguna
de ningún tipo
a todos te regalas, día tras día.
Tu historia es imposible,
es una eternidad.
Sabiduría nativa
que la yerba se lava
pero nunca se acaba.
Es cómo tu historia
que continúa en círculos,
se siguen cargando los termos,
sin principio ni final,
sigue girando la ronda,
no hay un circuito lineal.
Oh fiel compañero de todos,
tíñenos de verde el intestino!
Que ya es verde la panza

del gran pueblo argentino.


No hay comentarios:

Publicar un comentario